El caso para la modernización de aplicaciones

Decidir sobre qué hacer para entregar lo que requieren los empleados trabajando desde casa y cómo supervisar una infraestructura tecnológica en forma efectiva, mientras se nos exige reducir costos, son motivadores para considerar desplazarse a esquemas de nube híbrida, o por lo menos para reforzar la tecnología en sitio. considerando una ruta de adopción de nube. Esto representa en algunos casos echar mano del arsenal de técnicas y herramientas sub utilizadas y que ahora probablemente debamos traer a primer plano. Algunos ejemplos:

1.- Clientes VPN.- Muchos departamentos de T. I. consideraban las conexiones VPNs provistas por sus Firewalls como suficientes o de capacidad ilimitada, nunca habíamos pasado de 20 o  40 usuarios simultáneos conectados por cada punto, de repente fueron 300 usuarios remotos requiriendo acceso seguro, en ocasiones la capacidad de los equipos, ni el licenciamiento resultaron suficientes; en el mejor de los casos, la adquisición de nuevas licencias para clientes VPN fue la solución.

2.- Escritorios remotos.- Una vez resuelto el tema de la conexión segura, lo más práctico, resultó conectarse a la máquina en la oficina a través de RDP (o protocolos similares), la mayoría de las aplicaciones seguían bajo modelos cliente – servidor con bases de datos centralizadas, poco ágiles para moverlas a una plataforma temporal más dinámica, por lo que acceder los escritorios fue el atajo, lo cual, también en el mejor de los casos significó adquirir licencias RDS y quizá poner en marcha un servidor más.

3.- Virtualización agresiva.- Afortunadamente, los hipervisores cumplieron su objetivo, con la flexibilidad de mover, respaldar y re configurar máquinas virtuales, nuestra infraestructura virtualizada nos brindó cierta tranquilidad, sobre todo para los servidores de bases de datos y de aplicación, después de todo, con ello tuvimos tiempo para aplicarnos en los temas de acceso.

Con los ejemplos 1, 2 y 3 atendimos problemas periféricos, ello con un coste marginal en licenciamiento, una capa nueva en la pila esotérica del soporte técnico, pero sobre todo, en la seguridad. Gran parte de los accesos a la infraestructura a través de VPNs se realizan desde dispositivos caseros, la computadora de la casa se volvió un cliente del ERP, el router de casa es ahora el punto de demarcación de una nueva sub red y la computadora ahí conectada, un nuevo nodo de la red corporativa; al igual que la «smart TV», y los teléfonos celulares en la red casera. Veremos en un futuro con mayor detalle el tema de la seguridad de la información en el escenario 2020-2021, no es el punto ahora, salve decir que muchas de las implicaciones negativas (algunas de ellas aún bajo escrutinio) pudieran evitarse si consideramos que las aplicaciones necesitan agilizarse, necesitan cambiar. Las aplicaciones, en menor o mayor grado requieren:

a).- Accederse desde cualquier lugar, a cualquier hora y de manera segura.

b).- Residir en cualquier parte, independientemente de si las bases de datos permanecen en un búnker de la organización, deben ser modulares.

c).- La experiencia de la aplicación debe ser igual a la que se tiene en la oficina, por parte de los usuarios remotos.

El motor de la organización sigue siendo la información que las aplicaciones generan y, en efecto, sí que hemos construido un ambiente de entrega y protección alrededor de ellas, aún así ¿qué tanto evolucionaron? ¿Por qué dependen aún de una infraestructura tan pesada o estática?

Entendiendo que existen ahora múltiples opciones, tanto on-prem como en la proverbial nube, y desde las más conservadoras hasta las más disruptivas para la adopción de nuevos modelos, es tiempo de iniciar a catalogar y desplazar aplicaciones, o parte de ellas, con la óptica sencilla de no mantener todos los panes en una canasta. Cada caso es diferente y no  todo resulta conveniente migrar al mismo tiempo, pueden programarse para un futuro ciertas tareas, basándose  en el «assessment» correspondiente, cosulte con su proveedor de nube cuáles son las herramientas que pueden apoyarle.

Tampoco existe solución única para los casos de modernización, está bien si se elige para ello mover infraestructura completa en modelo IaaS o bien, módulos funcionales en un modelo PaaS, es más parecido a ajustar las perillas de un mezclador de audio.

Muchos ajustes que realizar en las aplicaciones actuales para trabajar en ambientes modernos las vuelven como un "mixer" de análogo de audio

Un enfoque práctico de los mostrados a continuación puede significar un avance.

Agrupar por cargas de trabajo de T. I.

  • Escritorios remotos.
  • Respaldos.
  • Replicación de sitios (DRP).
  • Consolidación de servidores.
  • Cluster o alta disponibilidad de Bases de Datos.
  • Almacenamiento general.

Ir directo a aplicaciones de negocio.

  • Inteligencia de negocio.
  • Colaboración.
  • Aplicaciones nativas web.
  • Contenedores (Docker, Kubernetes, Micro-servicios).
  • Aplicaciones «sin servidor».

La mayor tendencia en la modernización de aplicaciones es la migración a contenedores y ambientes server-less, si su orientación es la infraestructura puede pensar en ello como la virtualización de funcionalidades de los programas, lo cual permite que sean montados sobre cualquier plataforma de hardware y sistema operativo. Lo interesante del tema, es que cada proveedor mayor de nube presenta servicios de Kubernetes, el orquestador de contenedores más conocido y de mayor adopción en el mundo, y el ambiente de gestión es igual on-prem y en la nube, sin necesidad de reajuste para hardware específico.

De igual manera, la cantidad de aplicaciones basadas en el framework .NET, pueden de manera paulatina ir migrando a contenedores, una buena guía para ello se encuentra en este enlace (se abrirá una nueva pestaña).

Grados de adopción de tecnologías nube de las aplicaciones
Modelo de madurez para la modernización de aplicaciones .NET (C) Microsoft

Las implicaciones que el cambio de las aplicaciones a estos modelos trae sobre la infraestructura son enormes, en principio, se logra independencia total del sistema operativo, o se adhiere la nueva capa explotando las bondades de los hipervisores actuales, esto si se trata de explotarlos durante las fases de desarrollo con los recursos on-prem, sin embargo, una vez creadas estas plataformas, mover las aplicaciones a la nube es prácticamente transparente.

Las nuevas capacidades de relocalización y acceso alcanzan altísimo nivel, orientando con ello a resolver temas de aplicación, independientemente de la gran diversidad de nuevas funcionalidades que se encuentran en esos ambientes asequibles ahora como un servicio.

El atrasar más la adopción de alguna de las tecnologías comentadas aquí puede representar un problema futuro; el tema de mantenter las aplicaciones en operación durante estos escenarios de contingencia no es sólo un tema de infraestructura, es un tema de negocio, es tiempo de ajustar y reducir el costo y el riesgo.


jjvf.

Compartir vía: