Respaldos personales

Hace 4 años, mi disco duro se dañó y quedó inservible.

Las versiones más recientes mis de documentos se esfumaron por no contar con un respaldo, mi estado de pánico al dañarse el disco de estado sólido de mi portátil fue tal, que ni gusto me dio cuando encontré el respaldo completo que había hecho meses atrás.

Justo ahora, revisando, el último respaldo que tengo de mis archivos, en esta portátil en la cual escribo, estos datan de noviembre 2021, exactamente hace cuatro meses, forzado porque cambié el disco duro a uno de mayor capacidad.

– De lo más irresponsable –

Tratamos de evangelizar una y otra vez desde estas trincheras al correcto uso de las herramientas y las buenas prácticas en protección y seguridad de la información, que pensamos que por ósmosis o algún proceso mágico de materialización  del pensamiento, nuestra información estará protegida desde el nirvana o lugares similares en el 9no cielo. No es así.

Etapas de la crisis

Entonces interviene el factor que motivó esta disertación: Si por algún motivo eres presa de algún «malware» que borre o cifre la información de tu disco ¿qué harías?

Fase 1.- Pánico inicial.

Adrenalina al máximo, no sólo por la información que pueda perderse, sino por todo lo demás involucrado, entre otras cosas, cómo llegó, por dónde, por qué el «firewall» no lo detectó, cuál es, qué ya pudo obtener (mi información o la de mi trabajo) dónde está el respaldo y una larga serie de escalofriantes preguntas que tendré que contestar mientras reviso el respaldo de noviembre.

Fase 2.- Culpa.

Esta es la peor de todas, y más debido a qué esto es una de las ramas más importantes de esta línea de trabajo, proveer con herramientas y consultoría sobre prácticas para que esto no ocurra, y de ocurrir, inmediatamente tener todo funcionando; como si no hubiese ocurrido nada y con el mayor aprendizaje para evitar que suceda de nuevo.

Fase 3.- Recuperación.

Hasta el punto que sea posible y en el tiempo menor que pueda tener de nuevo todo operando, con más ojeras y reconociendo la tóxica relación con la piedra con que volví a tropezar, y muy probablemente sin conocer aún qué pegó, ni por dónde.


Entonces, viendo este tema es posible definir antes que nada, la necesidad de colocar el mecanismo automatizado de respaldos, de inmediato, ineludible, ni siquiera sigas leyendo, esto es lo primero.

Nunca hay pretexto

[ ] He leído y soy consciente de que si no cuento con un mecanismo automatizado de respaldos estaré desprotegido en caso de pérdida por falla física, malware o cualquier otro posible evento, y no culparé al autor de no habérmelo advertido.

Una vez marcado el cuadro en el enunciado anterior, platiquemos sobre las herramientas básicas, en Windows y en Linux,  elegidas por ser fácilmente asequibles, operan tanto en la estación de trabajo como en servidores y conforman un nivel de entrada para soluciones más avanzadas como las que ya hemos comentado por aquí (leer este artículo anterior).

Respaldos en Linux

Siempre hay tema con los ambientes gráficos en Linux, más de alguna forma hay acceso a estas dos herramientas desde KDE, xFCE y otras variedades, así como desde distintos «distros».

Gnome Disks:

En el caso de Disks, la herramienta no es dedicada exclusivamente a elaborar respaldos, sino a administrar las funciones del sistema operativo para los discos conectados en el equipo: Administrar particiones, volúmenes, formatear, et al; pero permite elaborar una imagen de un disco completo (con todas sus particiones) a un archivo «.img»; el cual puede restablecerse a través de la misma utilería a otro nuevo, arrancando el equipo desde un USB. Ideal en caso de recuperación de desastres.

Este proceso es manual y carece de un mecanismo de programación para ejecución desatendida, pero provee la conveniencia de  restablecer a un punto conocido del tiempo el ambiente respaldado sin reinstalar el sistema operativo y las aplicaciones más utilizadas.

Clonezilla:

Definitivamente «clonar» particiones o discos ha permitido ser productivos a nivel infraestructura, poder hacerlo entre máquinas distintas a través de la red o desde un almacén central de imágenes, todavía mejor. Clonezilla es la herramienta de código abierto más utilizada en este tipo de situaciones, y puede arrancar desde un dispositivo USB, en lo particular, la herramienta más completa para generar imágenes y hacer una copia completa de una partición, independientemente del sistema operativo.


Déjà Dup Backup Tool.

Fácil de usar, con suficientes capacidades para respaldar en Google Drive, algún servidor NAS en la red local y en carpetas del equipo. Esta utilería es la elegida por default por la mayoría de distros que utilizan gnome como interfaz gráfica (incluido Ubuntu), pero se encuentra disponible prácticamente para todos los distros con la misma funcionalidad. La utilería permite agendar respaldos, y recuperar desde distintos puntos en el tiempo. Combinándola con otras herramientas en el mundo Linux,  puede ofrecer una gran capacidad para respaldar con un mínimo de costo si se dedica un equipo para respaldar información en un ambiente multiusuario.

Respaldos en Windows

Windows 10 Backup.

Oculto en las utilerías gratuitas de Windows está «Backup» al cual se accede a través de la configuración de Windows en opciones de seguridad. Backup muestra las distintas opciones para respaldar carpetas y archivos, con particular enfoque en OneDrive y el Historial de documentos en carpetas locales. Esta opción se activó para el respaldo actual en la Laptop donde empezamos este escrito, usaremos una MicroSD en la misma portátil como destino para los respaldos.


Windows Server Backup Role (2016 y superior).

Instalado desde el administrador del servidor como un rol adicional, sinceramente este paso adicional debería obviarse y dejar «Backup» como una de las herramientas por defecto.

Lo importante es que ahí está, es fácil de configurar y puede respaldar el sistema operativo, AD (si es que se trata de un DC), particiones y disco de arranque, y todo ello manejarlo como respaldo del sistema, así como volúmenes independientes y manejar programación de los respaldos. Como destino se pueden tener volúmenes locales o carpetas compartidas en la red.

Concluyendo

El 31 de marzo, se celebra el día mundial del respaldo, y ¿por qué no habría de tener su día, si todo prácticamente ya lo tiene? Así que, antes de retomar el tema de ‘hackers’ y piratas informáticos queriendo acceder nuestros sistemas y robar o secuestrar información, queremos hacer remembranza de lo siguiente:

«El único respaldo del que te arrepentirás, es de aquel que no hiciste»

Respalda ya.
jjvf.

Compartir vía: